En este momento estás viendo Dolor lumbar y su tratamiento

Dolor lumbar y su tratamiento

  • Categoría de la entrada:Clínica Thuban

Se conoce como lumbalgia o lumbago el dolor localizado en la parte inferior de la espalda. 

Se trata de la segunda causa más común de ausentismo laboral. Este dolor puede aparecer de forma intensa desde un primer momento o aumentando paulatinamente su intensidad a medida que pasan los días. Existen diversas causas, aunque el origen postural es el más común, seguidas de los procesos traumáticos y degenerativos. Durante el embarazo la mujer sufre de dolor lumbar a menudo. La lumbalgia afecta entre un 70 y 85% de la población, a lo largo de su vida, convirtiéndose además en la primera causa de limitación física en personas menores de 45 años.  

Tipos de lumbalgia 

Se cataloga en función de la duración del dolor: Agudo, subagudo y crónico.  Y según su aparición mecánica: mecánico o no mecánico. 

 

  • Lumbalgia mecánica: 

Alrededor del 90% de los casos. El dolor aparece durante el movimiento y mejora en reposo. No se presenta dolor durante la noche. Suelen corresponder a dolores más agudos o subagudos. Pueden ser por sobrecarga funcional o estructurales. Es difícil determinar qué parte de la estructura es la que provoca el dolor por lo que se determinan como lumbalgias mecánicas inespecíficas. 

Entre las posibles causas de la lumbalgia mecánica encontramos: 

  • Estructurales: 
  • Discal. 
  • Espondilolistesis y espondilolisis. 
  • Pseudoespondilolistesis. 
  • Síndrome facetario. 
  • Escoliosis. 
  • Ligamentaria. 
  • Sobrecarga funcional de las estructuras adyacentes de la columna por una alteración en su biomecánica debido a: 
  • Dismetrías de la pelvis. 
  • Hiperlordosis (curvatura lumbar muy pronunciada). 
  • Sobrecargas musculares de la espalda y de los ligamentos. 
  • Desequilibrios musculares secundarios a la vida sedentaria, obesidad o gestación. 
  • Consecuencias compensatorias de una lesión a distancia como podría ser un esguince, un problema de rodilla o incluso una alteración de la ATM. 

 

  • Lumbalgia no mecánica: 

 Es menos frecuente (10% de los casos), y su diagnóstico y tratamiento es más complicado. Es un dolor de carácter persistente diurno o nocturno, que no remite con reposo, y que afecta de forma severa al descanso. Puede aparecer en personas adultas, mayores de 60 años, y es importante prestarle atención ya que puede ser un síntoma de alguna patología concreta: 

  • Inflamatoria. 
  • Visceral (dolor referido de órganos de los aparatos genitourinario y digestivo). 
  • Tumoral. 
  • Infecciosa. 
  • Lumbociática: 

 Sucede cuando hay una afectación de alguna raíz nerviosa del plexo lumbosacro, normalmente del nervio ciático, este puede verse atrapado por alguna de las estructuras que atraviesa, provocando dolor, parestesia, entumecimiento o sensación de hormigueo. A este síndrome se le conoce como ciática. 

Una de las causas más comunes de este atrapamiento, es el producido por una hernia discal en un segmento lumbar. Otro de los atrapamientos más comunes se produce en la zona glútea, cuando el músculo piriforme o piramidal se contrae y comprime el nervio provocando el Síndrome del Piriforme o piramidal. 

 

Tratamiento de la lumbalgia 

Su abordaje es complicado, de manera que cuanto más se sepa sobre el origen del dolor, más efectivo será el tratamiento. Con la fisioterapia y osteopatía, tratamos el síntoma con: 

  • Terapia manual, a través del masaje, técnicas de inhibición, técnicas de liberación miofascial entre otras se logra la relajación, liberación, nutrición y mejora de la función de los tejidos blandos y por tanto la disminución del dolor. 
  • Osteopatía estructural, visceral y craneal, a través de un diagnóstico diferencial se elige el abordaje más adecuado para devolver y restaurar la correcta movilidad de la superficie articular o de tejido conjuntivo, para que el organismo busque de nuevo su equilibrio. 
  • Estiramientos, ayudan a mejorar la movilidad, relajar la musculatura y disminuir el dolor y la rigidez. 
  • Ejercicios terapéuticos, mejora el tono de la musculatura, por tanto, aumenta la resistencia y la capacidad de absorción de tensión, mejora la movilidad y disminuye el dolor 
  • Educación en salud, un análisis de los hábitos de la vida cotidiana nos permite analizar que otras causas pueden estar aumentando o empeorando las dolencias de nuestros pacientes. 
  • Ergonomía, se analizan las actividades de la vida diaria que pueden comprometer la columna lumbar, haciendo que el episodio de lumbalgia se repita. 

 

El origen multifactorial de la lumbalgia dificulta establecer una causalidad directa y por consecuencia poder precisar un tratamiento estandarizado para todo el mundo, de ahí la gran importancia de ponerse en manos de un equipo de profesionales capacitados para poder realizar un análisis especifico y adecuar el tratamiento a cada persona.  

En clínica Thuban disponemos de un equipo multidisciplinar altamente cualificado. 

Pide cita con nuestro equipo de fisioterapia y osteopatía, no te arrepentirás.