Según va pasando el tiempo de nuestra convivencia con el coronavirus, podemos sacar siempre algo positivo de todo esto, la ciencia va investigando más y más y recoge muchos datos de todo el mundo que nos ayudan y orientan a la hora de poder ayudar a personas infectadas por el virus o a emplear herramientas de las que ya conocemos su rango terapéutico para poder utilizarlas en personas que están en factor de riesgo.

Son tiempos de gran incertidumbre a nivel médico, porque no podemos evaluar bien los efectos a largo plazo de los tratamientos que se emplean debido a que no tenemos toda la información sobre el comportamiento del virus y por tanto vamos un poco recogiendo los datos sobre la marcha. Esto es un tema delicado, muchas personas han sufrido las consecuencias del virus y muchas otras lo sufren a diario. Por eso, es hora de dejar de luchar entre la medicina alopática y la natural. Es hora de unir fuerzas y ayudar a quien lo necesite y hacer todos lo que estamos haciendo sin luchas, en cooperación y complementándonos los unos a los otros, poniendo todas las herramientas que conocemos al alcance de quien lo necesite y esté sufriendo sin poner en peligro a nadie. Tanto la medicina alopática como la natural conocemos a la perfección las herramientas de las que podemos disponer porque las usamos y sabemos cómo funcionan y sus resultados, además, tenemos estudios que nos garantizan que su comportamiento en el organismo humano es seguro y nos define su acción terapéutica. Es hora de ayudar y ofrecer lo mejor que tenemos para poder sembrar la semilla y que se empiece a cultivar la paz y la salud de quienes lo necesiten.

Por ello, vamos a intentar ofrecer herramientas que pueden ser una opción terapéutica complementaria a los tratamientos actuales para tratar el Sars-Cov-2 siempre apoyándonos en estudios científicos para garantizar la seguridad y no poner en riesgo a nadie.

Vía: bristol.ac.uk

Sabemos que podemos sufrir secuelas pulmonares después de pasar el Sars-Cov-2, y hoy nos centraremos en las opciones que tenemos ante la fibrosis pulmonar.

Los estudios que nos llegan de China y de otras partes del mundo nos sugieren que podría haber consecuencias fibróticas en pacientes que han sufrido Sars-CoV-2 incluso después de haber pasado la infección. Y, por lo tanto, nos aconsejan poner a disposición del enfermo las terapias antifibróticas con valor que tenemos disponibles para prevenir el COVID-19 grave en pacientes con FPI (fibrosis pulmonar idiopática), teniendo el potencial de tratar el COVID-19 grave en pacientes sin fibrosis pulmonar y podrían tener un papel en la prevención de fibrosis después de la infección por SARS-CoV-2.

Por ello, la naturopatía va a ofrecer todo lo que tiene a su alcance para mejorar la calidad de vida y la prevención de las personas infectadas por Sars-CoV-2 o que estén en factor de riesgo. Vamos a descubrir las ventajas de la terapia antifibrótica en pacientes con infección viral por SARS-CoV-2 en curso para prevenir el empeoramiento y agravamiento de la situación clínica, y las ventajas que podría tener en el papel de prevenir la fibrosis pulmonar después de la infección por SARS-Cov-2 , y en acelerar el proceso de curación completo.

Para ello vamos a explicar brevemente en qué consiste una fibrosis para que podamos entender cómo va a ejercer su acción la recomendación que hagamos.

¿Qué es la fibrosis pulmonar?

La fibrosis pulmonar  es una enfermedad que ocurre cuando el tejido pulmonar se daña y como consecuencia aparecen cicatrices en él. El tejido se engrosa, se pone rígido y hace que la respiración sea un poco más dificultosa. Este daño que han sufrido los pulmones no puede repararse por completo pero el éxito de utilizar una terapia antifibrótica depende del grado de fibrosis en el que se encuentre el paciente por lo que los medicamentos y las terapias en ocasiones pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Vía: info-farmacia.com

¿Cómo nos puede ayudar la naturopatía?

En naturopatía trabajamos con un tipo de terapia llamada micoterapia. La micoterapia consiste en el uso de hongos con propiedades medicinales para su uso terapéutico en diversas patologías.

Vía: wikipedia

Entre los hongos avalados por la ciencia por su uso terapéutico, tenemos el Polyporus (Polyporus umbellatus). Utilizado en China desde tiempos inmemoriales por sus propiedades medicinales, fue incluida en la farmacopea china y es utilizada en medicina tradicional china para tratar el edema, la nefritis aguda, enfermedades del riñón y diarrea.

El polyporus  es un hongo que posee muchos tipos de funciones biológicas: actividades diuréticas para el tratamiento de enfermedades renales, así como anticancerígenas, inmunopotenciadoras y hepatoprotectoras. Los principales principios activos son el ergosterol y los beta-glucanos que, entre otros, son los responsables de estas acciones farmacológicas.

En occidente, el polyporus es comúnmente utilizado para el manejo de las retenciones de líquidos, favoreciendo la eliminación de estos y estimulando la circulación de la linfa, y para los problemas respiratorios, para eliminar mocos y mejorar la actividad respiratoria. Al igual que en el resto de los hongos ricos en β-glucanos hidrosolubles resulta útil durante la quimioterapia para reforzar el sistema inmunológico y ayudar a la detoxificación a través del sistema linfático.

Además, existe un estudio que nos ofrece la composición exhaustiva del polyporus, garantizándonos así su seguridad en el uso como medicina natural. No se han encontrado ningún tipo de toxicidad ni efecto secundario por el consumo de este hongo siempre que se respeten las dosis recomendadas. Aun así, debe consumir este producto baja la supervisión de un experto por si hubiera alguna sensibilidad de tipo alimentario.

Después de conocer las acciones farmacológicas y los beneficios del polyporus, vamos a explicar cómo nos puede ayudar con la fibrosis pulmonar en covid-19.

Pues bien, el polisacárido Polyporus (PPS), tiene actividad de regulación inmunológica, anticancerígena, antioxidante y antiinflamatoria. Un estudio comprobó los efectos antifibróticos del Polyporus mostrando que mejora notablemente la fibrosis pulmonar inducida por bleomicina en ratones. El mecanismo de acción es el siguiente: los miofibroblastos son las células efectoras responsables del depósito excesivo de proteínas de la matriz extracelular en las enfermedades fibróticas. La evidencia in vitro revela que el polyporus ejerce potentes efectos antifibróticos al inhibir la transición de fibroblastos a miofibroblastos, suprimir el depósito de matriz extracelular y reprimir la proliferación y migración de fibroblastos pulmonares. También encontraron que el polyporus inhibe la activación de Smad2 / 3 inducida por TGF-β1. Este estudio fue el primero en demostrar un papel antifibrótico del polyporus en los pulmones. Toda esta explicación científica nos viene a decir a grandes rasgos que el polyporus impide que unas células (fibroblastos) hagan la transición a otro tipo de células (miofibroblastos) que son las responsables de crear el tejido fibrótico impidiendo que éstas se depositen en el tejido pulmonar.

Vía: centromedicodelsol.com

Por eso, la naturopatía, una vez más, nos ofrece una herramienta avalada por la ciencia y con estudios científicos en los que podemos demostrar la eficacia de la naturopatía como tratamiento complementario frente a un caballo de batalla que debemos vencer entre todos, el Sars-Cov-2.

Recuerda que no debes ponerte en tratamiento por cuenta propia, este documento tiene un carácter de divulgación científica para ofrecer herramientas terapéuticas. Si desea consumir este producto, debe ponerse en manos expertas consultando a un naturópata y a su médico. No olvides echarle un ojo a las recomendaciones naturopáticas que tienes a tu alcance para prevenir la infección por Covid-19. También puedes ver nuestro artículo sobre lo que la reflexología te puede ayudar para reforzar la acción de tu sistema respiratorio.


Información elaborada por Elena Cerro, colaboradora de la Escuela Superior de Naturopatía del Grupo Thuban.